LingoZING elige la Región Parisina

LingoZING! es una aplicación de aprendizaje gamificada que utiliza cómics, libros ilustrados y novelas gráficas con funciones que ayudan a enseñar idiomas, materias, cultura general y alfabetización a niños y adultos. Para la políglota fundadora y consejera delegada Kyra Pahlen, que creció en el sistema educativo francés, volver a Francia con su nueva empresa fue muy sencillo. Lea su entrevista a continuación.

Cuéntenos qué es LingoZING

Estamos muy entusiasmados con LingoZING. No solo somos la primera herramienta interactiva de enseñanza de idiomas, sino también la primera plataforma de audiocómic. Es genial trabajar con imágenes, grandes marcas como Dargaud, Glenat, Bambou, Geluck o Delcourt y artistas de gran talento. LingoZING es consecuencia de mi aprendizaje del italiano a través de los cómics en la adolescencia: la combinación perfecta entre tecnología, educación y arte. LingoZING parece una herramienta divertida pero en realidad es supereficaz y motivadora. Ahora está más que demostrado que el contenido narrativo ayuda a retener mejor que cualquier otro medio. LingoZING utiliza la tecnología exclusiva que hemos desarrollado y tiene muchas características interesantes. El valor de LingoZING se extiende más allá de lo que parece, como un iceberg.

¿Cómo están afrontando la crisis de la COVID-19 en sus distintas ubicaciones?

Somos digitales y trabajamos digitalmente desde el principio. Así que, en nuestro negocio, apenas ha cambiado nada. Sin embargo, eso nos coloca en posición de ayudar a los demás y es un privilegio poder contribuir. Descargando la aplicación y utilizando el código LZPLUS16 en la barra de búsqueda, se puede acceder a 3 cómics gratuitos. Habrá más en las próximas semanas.

¿Qué les llevó a decidir establecerse en la Región Parisina?

Francia reconoce el cómic como el noveno arte, es afín a él y respeta su valor. Por eso, sabía que nuestro planteamiento se entendería y se aceptaría como una verdadera herramienta de enseñanza más rápidamente en Francia que en cualquier otro lugar. ¿Sabía que, ya en el pasado, Astérix nació para enseñar latín? Francia cuenta con uno de los mejores sistemas para ayudar y respaldar a las startups. Muchas organizaciones francesas, French Tech, Institut français, Alliances françaises… todas estaban listas y dispuestas a ayudar en todos los sentidos. Y luego vino la guinda del pastel cuando Éducation Nationale nos dio autorización para el italiano. A nivel personal, soy hija del sistema educativo francés.

En su opinión, ¿cuáles son las claves del éxito en la expansión internacional de una empresa?

Tocar las teclas correctas. Hay intereses que traspasan todas las fronteras, como el amor por contar historias, las ganas de comunicarse y la curiosidad cultural. Creo que si encuentras un ángulo original y único que conecte con esas tres cosas y brinde un servicio necesario, tienes las claves del éxito internacional. Luego está la capacidad de adaptación: ser un camaleón y no olvidarse de aprender siempre de las diferencias culturales y respetarlas.

¿Cómo calificaría el mercado laboral y el talento de la Región Parisina?

Uno de los mejores sistemas educativos del mundo y un océano de contribución cultural a lo largo de la historia tienen como resultado unas mentes brillantes y mucho talento. Siempre vengo a Francia cuando necesito algo clave. Cuando escribí mi libro Bouddha, le Roman de sa Vie, publicado por Nicole Lattes y Pocket, Laffont, encontré las respuestas en París en la Universidad de Francia, de la mano del difunto Profesor André Bareau. Para quienes tienen espíritu emprendedor y saben cómo trabajar fuera del sistema social estrictamente, París es increíble.